martes, 30 de diciembre de 2008

Oda al Nuevo Día

Amanecerás y permanecerás
en mi vida
siempre
llegando
nuevamente
con rejuvenación
y oportunidades
Que claramente necesito
siempre estás
mejor dicho
nunca me dejas solito
tu luz
despierta a criaturas
cuyos cuentos
nos alegran de veras
y esperas
que cantemos
todos contigo
tú nos brindas
ese bello sentido
nos da el poder
y la opción
del momento
cambias todo en silencio
con tanto ruido
que ya no es sonido
y por eso te digo
que no hay quien te impida
eres y para siempre
serás la razón que me acuesto
cada noche con alegría
muchísimas gracias
por ser

Un nuevo día

Milton Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada